miércoles, 4 de junio de 2014

HOMOSEXUALIDAD Y MACHISMO


En ciertos ambientes se trata de imponer por ignorancia el mismo modelo heterosexual donde uno tiene que hacer el papel femenino y otro el de masculino, sea en una relación lésbica u homosexual, pero este tipo de actitudes se da más en clases con un bajo nivel socio-cultural donde uno de los implicados no acepta su homosexualidad.

Debido a esta falta de aceptación, se da gran cantidad de casos que el homosexual penetrador cree que no
es gay porque según él está haciendo el papel de "macho".

Se maneja falsamente el criterio de que todo hombre homosexual quiere ser mujer, quiere operarse, que se maquilla o que son afeminados. Se cree falsamente que los homosexuales son un grupo totalmente excluido de la sociedad relacionándolo con el lumpen, las drogas, los robos y lo más bajo que pueda existir.

En el mismo ambiente gay se escucha versiones de que el activo es más macho que el pasivo.

De que el pasivo es una mujer y cosas por el estilo. Algunos creen que los que hacen de penetradores son heterosexuales. Frecuentemente se escucha en homosexuales ecuatorianos que prefieren mantener relaciones sexuales con heterosexuales refiriéndose a los penetradores.

En la costa ecuatoriana para gran parte de hombres "heterosexuales" es normal tener relaciones con hombres homosexuales, con la falsa creencia de que al hacerlo ellos no son homosexuales. Debido al rol machista que desempeña el "heterosexual", el gay tiene que taparse los genitales con las manos para ser penetrado, así el penetrador se convencerá falsamente de que esta teniendo una relación sexual con una mujer.

Francisco Guayasamin

martes, 3 de junio de 2014

5 MITOS SOBRE HOMOSEXUALIDAD DERRUMBADOS POR LA CIENCIA



LA CIENCIA LO DEMUESTRA: LA HOMOSEXUALIDAD ES NATURAL. LOS HOMOSEXUALES ESTABLECEN RELACIONES AFECTIVAS SÓLIDAS, SON BUENOS PADRES.

En días pasados, se aprobó en Huston la ley HOPE, que prohíbe la discriminación por orientación sexual, raza, discapacidad y otras condiciones. La comunidad LGBT de esa ciudad está de fiesta (aunque no se haya puesto sobre la mesa el reconocimiento legal del matrimonio gay). Algunos líderes religiosos, sin embargo, mencionan que la iniciativa "sencillamente no está bien".
¿Por qué podría parecerle a alguien que una ley contra la discriminación sea equivocada? Imaginen el nivel de homofobia. Y ¿en qué supuestos se basa la homofobia? Aquí algunos de ellos, y lo que la ciencia ha demostrado al respecto.

MITO 1: LA HOMOSEXUALIDAD ES "ANTINATURAL"

En la naturaleza, la homosexualidad es mucho más común de lo que nos imaginamos. Diversas especies animales la practican. De hecho, la conducta tiene que ver con supervivencia, fortalecimiento de lazos sociales, adaptaciones biológicas y evolutivas.
La idea de que lo natural es que las relaciones sexuales deben ocurrir sólo entre hembras y machos, no tiene aplicación en la realidad: ni en animales ni en seres humanos. Además del hombre, la ciencia ha demostrado que existen más de 1,500 especies que buscan parejas del mismo sexo: chimpancés, pingüinos, cisnes, bisontes, jirafas, aves.
Janet Mann, bióloga de la Universidad de Georgetown, explica que no todo acto sexual responde a funciones reproductivas. Por fortuna.

MITO 2: LAS RELACIONES HOMOSEXUALES NO SON DURADERAS

Todos hemos escuchado comentarios estereotipados como "es un ambiente muy frívolo y difícil", "los gays saltan de una pareja a otra, son muy promiscuos".
Sin embargo, una serie de estudios a largo plazo, desarrollados por John Gottman (psicólogo y profesor en la Universad de Washington), comprobó que el 80% de las parejas homosexuales, sostienen relaciones que duran más de 12 años.
Lo más interesante: la tasa de separaciones, proyectada a 40 años, resultó menor en comparación con parejas heterosexuales, en un mismo lapso de tiempo.
Pareja gay© nhs.uk

MITO 3: LA MAYORÍA DE LOS PEDERASTAS SON GAYS

El crimen de la pederastia es practicado por hombres y mujeres de distintas preferencias sexuales. En 1989, el físico y sexólogo checo-canadiense Kurt Freund, del Instituto de Psiquiatría de Clarke (Canadá), emprendió un estudio para obtener algunas respuestas.
Su equipo mostró fotos de niños y adolescentes de ambos sexos a hombres homosexuales y heterosexuales, mientras medía la excitación sexual de los participantes. Según los resultados, los heterosexuales se excitaban más que los homosexuales, en especial con las niñas.
En 1994, la pediatra Carole Jenny, de la Universidad de Colorado, entrevistó a casi 270 niños que habían sido violados por adultos. En el 82% de los casos, el agresor tenía una pareja heterosexual y pertenecía al ambiente cercano al niño. En sólo 2 de los casos el criminal era homosexual (un gay y una lesbiana).

MITO 4: PARA LOS NIÑOS ES NOCIVO CRECER CON PADRES HOMOSEXUALES

"El niño necesita una madre y un padre para convertirse en un adulto sano", se dice. Las estadísticas demuestran otra cosa.
Recientemente Live Science publicó un estudio en que se examinó a 90 adolescentes. 45 vivían con madres lesbianas, y los otros 45 vivían con parejas heterosexuales. Se analizaron diversos factores de su vida cotidiana y su desempeño social.
Los resultados en ambos grupos fueron casi idénticos, con la diferencia de que los niños del primer grupo registraron calificaciones más altas en la escuela.
Otros estudios similares han señalado que los niños educados por dos padres o dos madres, son menos propensos a la delincuencia y el vandalismo: peleas, robo, invasión de la propiedad privada, etc.
Timothy Biblarz, sociólogo de la Universidad del Sur de California, señala:
La ciencia demuestra que los niños criados por padres homosexuales crecen igual o mejor que los niños criados por padres heterosexuales.

MITO 5: LA HOMOSEXUALIDAD ES UNA OPCIÓN Y SE PUEDE "CURAR"

Durante siglos la homosexualidad fue catalogada como una enfermedad. A lascomunidades religiosas les encanta sostener esa idea de que siguiendo el camino adecuado, "con amor, esta desviación sexual es curable".
La ciencia, no obstante, señala que no se trata de una opción, sino que existe evidencia de que la atracción homosexual es una cuestión genética, relacionada con una base biológica.
Los investigadores han analizado y comparado a gemelos idénticos (comparten los mismos genes) y a gemelos fraternales (comparten 50% de los genes aproximadamente).
Mientras el primer grupo presenta la misma orientación sexual (homosexual, bisexual o heterosexual), en el segundo esto no se da tanto. Las conclusiones indican que existe un factor genético que determina la preferencia sexual de los seres humanos.
Otros estudios han señalado que la orientación sexual es influida por determinados factores biológicos, desde el útero de la madre. Sandra Witelson, neurocientífica de la Universidad de McMaster, en Ontario, explica:
La ciencia apoya la teoría de que las diferencias en el sistema nervioso central existen entre los individuos homosexuales y heterosexuales, y que están posiblemente relacionadas con factores tempranos en el desarrollo del cerebro.
* * *
Buscarle causas a la homosexualidad siempre me ha parecido ocioso. La homosexualidad existe, es una realidad, ¿a quién se daña con ello? Claro que vale la pena entender cómo funcionan la sexualidad y el comportamiento en el ser humano.
Pero a veces da la impresión de que dichos debates se proponen explicar la orientación sexual como si se tratara de un defecto, socorrido pretexto de la condena.
La ciencia lo demuestra: la homosexualidad es natural, no necesita curarse; los homosexuales pueden establecer relaciones sólidas y ser padres, y lamentablemente en el mundo hay pederastas (en la iglesia católica abundan), independientemente de su orientación sexual.
FUENTE: http://www.belelu.com/2014/05/5-mitos-sobre-la-homosexualidad-derrumbados-por-la-ciencia/

viernes, 30 de mayo de 2014

HOMBRES HOMOSEXUALES QUE PREFIEREN EL AMOR Y LA COMPAÑÍA DE UNA MUJER


Cabe anotar que en el concepto de homosexualidad se ha llegado a decir que  los homosexuales solo son las  personas que tienen atracción  erótica y afectiva a personas de su mismo sexo. Este concepto es  limitante incluso machista, debido a que le impide al hombre expresar afectividad por otro hombre. Es decir un hombre no puede decir "te amo" a otro hombre sin que esto tenga implicaciones eróticas.

O el mismo hecho de abrazar afectuosamente a otro hombre, puede ser mal visto.
En Ecuador como en varias partes del mundo hay hombres  que teniendo atracción sexual por otros hombres  prefieren el amor y la compañía de una mujer.  Desean hacer vida de pareja con una mujer, formar familia, tener hijos. Aman a su esposa. Son muy respetuosos y responsables con ella. Aman a sus  hijos volviéndose estos el eje fundamental de sus vidas. Pueden tener relaciones sexuales con sus compañeras de vida, pero también tiene con otros hombres, pero sin implicar que esto sea un a relación afectiva o romántica.  Posiblemente una mujer no entienda este tipo de amor, pero hay gran cantidad de hombres casados que sus esposas ni se la sospechan de que ellos tengan relaciones sexuales con varios hombres y siendo para unas muy difícil entender este tipo de amor, mientras que otras lo aprueban debido a que consideran a su esposo como un gran compañero de vida, pasando el aspecto sexual de su esposo a nivel secundario.

PAIS CANELA
Información sobre Diversidad Sexual en Ecuador

FALSAS EXCUSAS DE HOMBRES QUE NO ADMITEN SU HOMOSEXUALIDAD




El año 2007 Pais Canela participo de  tres procesos investigativos sobre conductas sexuales de los hombres en Ecuador. Nos encontramos que gran parte de hombres que tenía sexo con otros hombres, no aceptaba su homosexualidad  y ponía las siguientes excusas. Según las respuestas que nos dieron van en el siguiente orden:

- No soy homosexual  porque soy casado ( Los homosexuales no se casan)
- No soy homosexual porque tengo hijos ( Los homosexuales no se reproducen)
- No soy homosexual porque me gustan las mujeres ( A los homosexuales no les gusta las mujeres)
- No no soy homosexual porque soy bien varonil ( Los homosexuales son afeminados)
- No no soy homosexual porque soy activo ó me como  a los maricones. ( Los homosexuales son solo los penetrados)


A pesar de que estas entrevistas se dieron en videos gay donde hombres van a tener sexo con hombres
y ven pornografía gay, algunos respondieron...

- No soy gay porque a mí me gusta el futbol.. .
- No soy gay porque son cristiano...


Muchos hombres que se consideran bisexuales también no lo son. Son realmente homosexuales.
En las encuestas que hicimos encontramos que es muy raro encontrar un bisexual puro. Es decir que tenga una misma cantidad de  deseo sexual tanto por las mujeres que por los hombres.

La gran mayoría de hombres que respondió ser bisexual, resultó que en realidad es un homosexual.
Es decir, si un hombre que en estos casos son en su gran mayoría casados, tienen hijos y  por lo general tienen relaciones sexuales con su esposa o máximo una amante, pero en el promedio de seis meses están teniendo relaciones sexuales con más de 4 parejas de su mismo sexo, es decir, que su enfoque de excitación y erotismo está más vinculado con los hombres que con las mujeres. En este caso si la proporción es  de 4 a 1  en seis meses, es decir 4 relaciones homosexuales por una heterosexual...el hombre es considerado como homosexual, científicamente hablando.

OJO.- Todos los que respondieron de esta manera tienen prácticas bisexuales. Es decir, ni siquiera aceptan su bisexualidad, por el miedo a reconocer que parte de ser bisexual, es ser también homosexual.

CONFUSIÓN EN CUANTO A CONCEPTOS Y TÉRMINOS

Existe una total confusión por parte la sociedad y de los mismos GLBT sobre lo que la diversidad sexual significa y los diferentes conceptos manejados en este ámbito. La mayoría de la sociedad cree que los gays son todo el grupo GLBT, pero ni siquiera en los mismos miembros de la comunidad GLBT se conocen la diferencia de lo que significa ser gay, homosexual, travestí, transgénero o transexual. Algunos intelectuales, periodistas, políticos y hasta médicos creen que GLBT es una organización, fundación o grupo.
Inclusive hasta hace poco, la mayoría de Gays desconocía la Bandera del Arco Iris, igualmente la sociedad ecuatoriana no la conoce.
La sociedad ecuatoriana confunde a un gay con un travesti. Se realizan concursos de belleza Transgéneros como si fueran concursos de gays. Homosexuales se catalogan como bisexuales e incluso bisexuales creen ser solamente heterosexuales. Algunos gays machistas confunden que tan solo es gay el que en una relación homo erótica hace el papel de pasivo. Muchos hombres que tienen sexo con hombres creen que tan solo es homosexual aquel que es penetrado o aquel que le gusta el sexo oral.

Gran mayoría de los ecuatorianos cree falsamente que en una relación de parejas homosexuales sea entre hombres o mujeres,uno hace el papel de hombre y otro hace el papel de mujer. Creen que también que los homosexuales hombres detestan a la mujeres.

Esta muy infundida la idea de que los homosexuales no se casan y que no se reproducen, cuando en la realidad es todo lo contrario.

martes, 15 de abril de 2014

¿QUIEN ES MÁS HOMBRE?


¿Qué es eso de ser varonil? Asumo, así nada más porque sí, que una persona varonil tiene características típicamente masculinas muy marcadas. Ya sabéis, pelo en pecho, bigote o barba, fuertes, de carácter firme. Que sean “caballerosos”, que se ofrezcan a pagar la cuenta, a abrir cuanta puerta se nos atraviese, a caminar por el lado de afuera de la acera, no llorar por cursilerías, incluso, tener dificultades para conectar con tu lado sensible: es normal, a los hombres, a los verdaderos hombres, se les dificulta analizar bien sus sentimientos. Es algo que tienen en el cerebro, o en los genes, o por ahí, en el escroto.

Debemos entender que la masculinidad va más allá de un conjunto de rasgos físicos y sociales que unos tienen y otros no. Es una posición de poder, una relación que tenemos con el resto de la sociedad, con las mujeres, pero sobre todo, con otros hombres. Existe una escala de la masculinidad que te coloca en una posición jerarquizada y que te permite compararte con otros de tu mismo sexo. Esto empieza desde que somos niños y nunca para, a menos que nosotros lo decidamos, pudiéndose convertir en una verdadera pesadilla si le damos una importancia mayor que la que en verdad tiene.
Recuerdo que en la primaria no era bueno para ningún deporte. No sé, simplemente, saber que no era bueno para ello me hacía no querer hacerlo, quizá la rudeza que involucraba, o la fuerza física, donde nunca fui muy dotado... La cuestión es que eso me colocaba en una posición de desventaja frente a los demás niños que se disputaban los puestos de los “más hombres” y que, frecuentemente, se peleaban, se insultaban, se agredían verbalmente a niveles insospechados para un niño de 8 ó 9 años, o competían por ver quién era el más “sexual” de todos: el que le metía mano a las niñas, el que ya se masturbaba, el que podía tocarles las nalgas sin recibir un castigo.

Vamos creciendo y la competencia por la masculinidad cambia con nuestros alcances sociales: Quién es el más borracho o quién aguanta más cervezas, quién tiene más parejas sexuales o quién se acuesta con la mujer más guapa, quién sabe más de fútbol o quién puede arreglar un coche con los ojos cerrados.

 Pareciera que esta competencia se da exclusivamente entre varones heterosexuales, pero no es así: está presente también, y en ocasiones es más feroz, entre los hombres gays:
Quién es el que penetra y quién el penetrado, y si eres penetrado, cómo (si te quedas ahí tirado o si gimes demasiado); a quién se le nota y a quién no, quién tiene el pene más grande, quién puede tener sexo con más facilidad... Las cualidades del hombre que pueden ser trasladadas a la relación gay se traducen sin demora y cobran la misma relevancia acá, en este mundo de colores, donde muchos dicen: “Si quisiera a alguien afeminado y obvio, me conseguiría una mujer”, demostrando niveles de misoginia alarmantes. ¿Por qué ser “menos hombre” te hace menos valioso como persona? … sólo porque eres “más cercano” a las mujeres, al menos en los imaginarios gays.

Me parece francamente lamentable que tengamos que soportar los estereotipos y rechazos del mundo heteronormativo incluso entre los gays. Las cualidades de los hombres (y de las mujeres) dependen del momento histórico en que vivimos, y por fortuna, estamos entrando en una etapa en que al menos, nos comenzamos a hacer una pregunta fundamental para destruir los estereotipos que nos impone la sociedad: ¿Qué es ser hombre? ¿Necesito ser más hombre? ¿Se puede ser más hombre?
Hagámonos esa pregunta y respondámosla con absoluta sinceridad. ¿Estamos dispuestos? ¿Qué pasa si no lo somos? ¿No es preferible ser lo que queremos ser, sin más problemas?
Cuando dejemos de competir por quién es más hombre, tal vez disfrutemos más de nuestra sexualidad...

LEANDRO JORGE.

jueves, 10 de abril de 2014

MITOS SOBRE EL AMOR HOMOSEXUAL


 1. La homosexualidad es una enfermedad:
Desde 1973 la homosexualidad dejó de considerarse una perversión y una enfermedad mental. La Asociación Estadounidense de Psiquiatría reconoció que es algo tan normal como la heterosexualidad, como nacer con ojos verdes en vez de cafés.

2. Se puede curar con una buena terapia:
El objetivo de la terapia psicológica es ayudar a una persona y a quienes la rodean a aceptar sus deseos y convivir con ellos, no a transformarlos para darl...e gusto a la sociedad; además, como dijimos antes, no es una enfermedad ni un trastorno.

3. Los homosexuales tienen muchas parejas sexuales:
Los heterosexuales y los homosexuales tienen el mismo apetito sexual. La sociedad siempre ha considerado más sexuales a los hombres, pero tienen el mismo apetito que todas las personas, así que es falso.

4. Si un homosexual conociera a la persona correcta del sexo opuesto, se enamoraría y dejaría de serlo: Falso. En algún momento de su vida, muchos homosexuales  salieron con alguien del sexo opuesto e incluso tuvieron relaciones sexuales, pero descubrieron que los llenaba más y se sentían mejor con personas de su mismo sexo.

5. Sólo existe en grupos como diseñadores de moda, estilistas y actores. Según estadísticas mundiales, una de cada 10 personas es homosexual, lo que significa que hay muchísimas en todos los grupos y profesiones: médicos, enfermeras, abogados, ingenieros, políticos…


 6. Los homosexuales no tienen necesidades afectivas.
En este sentido no hay ninguna diferencia con los heterosexuales, pues gay y lesbianas tienen la necesidad de formar una pareja, sentirse amados, construir una familia y darle a otra persona lo mejor de ellos.

7. Los papás son los causantes:
Para nada, hasta el momento no se sabe exactamente por qué algunas personas son homosexuales. Estudios recientes muestran que se trata de una complicada combinación de características biológicas y del medio ambiente, pero no hay una respuesta definitiva.

8. El SIDA es una enfermedad de homosexuales.
Como sabes, el VIH es un virus, y estos infectan a cualquier persona sin importar su preferencia sexual. Se asocia con los homosexuales porque en la época que se descubrió el virus, muchos gays no usaban protección y se extendió rápidamente, pero no es solo de ellos.

9. Los homosexuales son peligrosos para los niños:
Al contrario, varias estadísticas muestran que el 95% de los casos de abusos en niños los hacen hombres heterosexuales a chicas menores de 18 años.
10. A los gays les gusta vestirse como mujeres o les latería ser mujeres, mientras que las lesbianas desean ser hombres. Para nada, la mayoría están conformes con su identidad masculina o femenina, y no desean cambiar su sexo

martes, 4 de marzo de 2014

DECALOGO DEL HOMOSEXUAL



 1. Soy homosexual desde siempre y nada puedo hacer para cambiarlo. Quien diga que puede es un mentiroso, un iluso, un ignorante o quizas sus miedos lo hacen pensar que si.

 2. No me rechaces por ser como soy. Mi homosexualidad no es un deseo de ofender ni de lastimar: es mi orientación sexual natural y constituye un rasgo fundamental de mi personalidad. Es la manera que tengo de entregar mi afecto y de ejercer mi sexualidad y tengo tanto derecho a mi sexualidad como tú a la tuya.

 3. Si a veces he deseado ser heterosexual o he actuado como si lo fuera, no es porque mi homosexualidad me haga infeliz sino porque creí que era la única manera de sobrevivir en medio del prejuicio y del odio generales. Me daña muy gravemente que los demás se sientan con derecho a hacerme objeto de su desprecio, burla y agresiones tan sólo porque soy diferente de ellos.

 4. El asco, desprecio, horror y desconfianza hacia los homosexuales se llama homofobia. Una fobia es un rechazo irracional y, por lo mismo, una perturbación mental. Ya es tiempo de que sanes de ella.
 5. No soy un bicho raro: soy una persona como cualquiera otra. En la medida en que me rechaces, me iré alejando de ti. Si soy tu familiar o amigo, no me conviertas en un extraño.

 6. Hay homosexuales de todos los tipos, edades, razas, nacionalidades y clases: nos encontrarás en el gobierno, las fuerzas armadas, la iglesia, las instituciones de enseñanza, las empresas públicas y privadas y en todas las profesiones y actividades. Aunque no lo creas, aproximadamente la quinta parte de la humanidad somos homosexuales.

 7. Si todos y todas las homosexuales desapareciéramos del planeta, te sentirías muy mal: desaparecerían muchas de las personas que quieres o admiras y muchos de tus amigos y familiares. Es posible, incluso, que no hubieras nacido: muchos homosexuales han tenido hijos.

 8. Si alguna vez me has dicho que me amas, demuéstramelo: ya era homosexual cuando me lo dijiste y yo te correspondí con mi cariño. No me entusiasma que me menciones lo mucho que me querrías 'si yo fuera diferente'. No tienes ningún derecho a exigirme ser como tú para que me consideres valioso o digno de tu afecto: eso se llama discriminación y es un delito.

 9. No digas necedades como que me preferirías alcohólico, asesino o violador. Si en tu familia deseas asesinos, alcohólicos o violadores, no me consideres pariente tuyo. Yo aspiro a ser una persona productiva y útil, digna de confianza y de respeto. Tus comparaciones me ofenden y me agreden.

 10. Si quieres que te respete, tú también tendrás que respetarme. El respeto es la capacidad de considerar el valor de los demás y no tiene importancia cuando no es mutuo.

 11. Yo sé que la iglesia católica -y muchas otras que se dicen cristianas o cualquier otra confesión religiosa- condenan las relaciones homosexuales. También condenan las relaciones prematrimoniales, el adulterio, el sexo oral, la masturbación, la literatura erótica y, en general, todo lo relacionado con el sexo. Igualmente prohíben la ordenación sacerdotal de las mujeres, el uso de los condones, el aborto, los anticonceptivos y la evasión de impuestos, entre muchas otras cosas. En cambio, permiten y aprueban la guerra y la pena de muerte. Si realmente quieres seguir las enseñanzas de Dios, no confundas su mensaje con las necedades de aquellos que pretenden hablar en su nombre.

 12.Muy pocos médicos, psicólogos y psiquiatras están capacitados para entender y valorar la sexualidad humana, ya que sus programas de estudio no la incluyen. No me pidas ponerme en manos de ignorantes. Si quieres entender mi homosexualidad, acude tú con un sexólogo.

 13. Hay muchas teorías que tratan de 'explicar' el origen de la homosexualidad. Ninguna ha logrado acertar porque los científicos que las formulan parten de la idea de que es una alteración de la conducta, de la biología o la falta de algo. No soy una enfermedad ni un defecto: soy una persona. ¿Tú porqué eres heterosexual? ¿Te lo has preguntado alguna vez?.

 14. Antes de usar términos como 'aberrante', 'desviado', 'anormal' o 'depravado', consulta el diccionario. No hagas gala de tu ignorancia.

 15. Nadie es 'culpable' de que yo sea homosexual. Yo no 'me volví' homosexual porque alguien 'me pegara' sus mañas. Si las preferencias sexuales fueran contagiosas, todos seríamos heterosexuales porque ustedes son mayoría. Ni tú ni nadie se volverá homosexual por convivir conmigo.

 16. Las historias que has oído o leído acerca de que los homosexuales somos violadores de niños son falsas. Más del 80% de los violadores de menores de edad son heterosexuales y te lo pueden comprobar en cualquier oficina de defensa de derechos humanos o en cualquier juzgado penal.

 17. No soy homosexual porque aún no haya encontrado a la 'persona adecuada' del otro sexo. No me atrae ni me interesa tener relaciones sexuales con personas de sexo diferente al mío, así como a ti no te atrae el tenerlas con alguien de tu mismo sexo. Tampoco ando persiguiendo heterosexuales: prefiero relacionarme emotiva y sexualmente con una persona homosexual de mi mismo sexo.

 18. No tengas temor de preguntarme lo que sea acerca de mi vida sentimental o sexual, y en general, de mis aspiraciones como persona. Yo estoy deseando que me conozcas mejor y, comunicándonos, te sorprenderás de lo parecidos que somos.

 19. No estoy pidiéndote que me entiendas y me toleres, sino que me comprendas y me aceptes. Tolerar es indigno porque la tolerancia es un repudio disfrazado de buena voluntad.

 20. Finalmente, no dudes de mi afecto por ti... y no me hagas dudar del tuyo convirtiéndome en tu enemigo. Mi vida es buena y valiosa y tengo que vivirla tal cual es, incluso a pesar de ti.
 Porque de artistas, de Santos y de locos; de todos tenemos un poco.

miércoles, 22 de enero de 2014

EL PANICO HACIA LA HOMOSEXUALIDAD



El pánico homosexual que conmociona a ciertos colectivos políticos y religiosos no refleja, afortunadamente, el estado de ánimo de la gran mayoría de los ciudadanos. Por otra parte, su homofobia se alimenta de ignorancia y fanatismo.

La realidad es que pese a la discriminación que ha sufrido y aún sufren los homosexuales en varias partes del mundo, en los últimos años hemos sido testigos de un definitivo e irreversible cambio cultural en Occidente.


Hoy, personajes homosexuales son representados diariamente en series de televisión de gran audiencia, y no pocos gays y lesbianas de carne y hueso son respetados, admirados y hasta elegidos para cargos públicos. La mayoría de las personas conoce a alguien que es homosexual, acepta las relaciones del mismo sexo y apoya la igualdad de derechos. En casi todas las naciones europeas y en Canadá se reconocen legalmente las uniones homosexuales, y en Suecia, Islandia, Dinamarca y Holanda estas parejas pueden incluso adoptar niños. En Estados Unidos, más de la mitad de la población es partidaria de la legalización de estas relaciones, y diarios de prestigio, como The New York Times, incluyen en sus páginas de sociedad los enlaces de personas del mismo sexo. Aunque las leyes federales de este país no contemplan el matrimonio homosexual, en varios Estados estas uniones gozan ya de respaldo legal.

La causa exacta de la homosexualidad aún no se conoce. Cada día, sin embargo, más estudios científicos corroboran la noción de que se trata de una variación innata de los mecanismos biológicos y psicológicos que modulan la atracción romántica entre personas adultas, por lo que está fuera del control del individuo. En concreto, la orientación sexual parece configurarse en el cerebro del feto durante la gestación, mediante los efectos de las hormonas sexuales, andrógenos y estrógenos.

Algo que sí sabemos con certeza es que la homosexualidad no es una enfermedad, no se contagia, no es un vicio, no es la consecuencia de tendencias antisociales, ni la secuela de padres ineptos o de una infancia traumática. Tampoco está reñida con las virtudes más valiosas, incluyendo el respeto por la dignidad del ser humano, la capacidad de amar, la lealtad, la honestidad, la valentía, la espiritualidad, el altruismo y la creatividad.

Es obvio que los hombres y las mujeres homosexuales no han entorpecido en absoluto la continuidad de nuestra especie. Por el contrario, a pesar de no sumar más de un 4% de la población, son numerosos los genios gays de las artes y las ciencias que han contribuido y contribuyen a la evolución y mejora del género humano.

El horror fanático a la normalización social de la homosexualidad implica la devaluación irracional y cruel de estos hombres y mujeres como seres humanos. La demonización de los homosexuales satisface, además, la necesidad compulsiva y nefasta de dividir tajantemente a nuestros compañeros de vida en "buenos" y "malos". En este sentido,  mezclar a un  Dios en el debate de las relaciones homosexuales es un gran error. La homosexualidad no es una cuestión religiosa, ni tampoco moral, sino un desafío social, político, legal y, sobre todo, un reto a nuestra razón y a nuestra humanidad. 


 http://www.luisrojasmarcos.com/art/art.2003.10.18.htm

lunes, 4 de noviembre de 2013

ES QUE DIOS ODIA A LOS HOMOSEXUALES (SODOMITAS)

 
LOS QUE ODIAN CREEN EN UN DIOS QUE ODIA
 
 
Desenmascarando a Jehová
 
Varios son los comentarios de personas que aseveran QUE DIOS ODIA A LOS HOMOSEXUALES.
En este caso es SU DIOS, no el DIOS de todos.  Cada cual cree en un Dios de acuerdo a su conveniencia.
El dar una de las peores sentimientos  del ser humano que es el ODIO  a un ser  llamado Dios,
es reflejar en este ser, lo que cada ser humano lleva en el corazón.
El ser humano  bien valorado tiene  talentos y una de sus mejores características es el amor. Ejemplo: El de una madre por un hijo.
El Odio, es lo contrario del amor. El odio es destructivo, envenena el alma, no permite desarrollase espiritualmente. Basta ver los medios de comunicación y vemos los desastres que provoca el odio.
Nada positivo puede salir de algo tan feo como es el odio.     
Solo a un ser humano pobre de corazón,  carente de una espiritualidad sana y constructiva puede
creer y alabar a un Dios que odia, que mata, que asesina, que pide sacrificios sangrientos para calmar su ira, que crea un infierno eterno para aquel que no crea en su terrorífico poderío.
Un dios que aprobó y promovió la esclavitud. Un dios que elimino la parte femenina de la Naturaleza imponiendo la masculina guerrera.  Varios personajes en la época del Antiguo Testamento llamaron a este Dios,  “El Señor del Terror”.
Las consecuencias de creer en este tipo de Dioses  que viven encolerizados contra la raza humana, las vemos hasta ahora,  hombres en contra de hombres, inclusive en contra de los seres más indefensos. Hombres ciegos y sin raciocinio  que  matan en nombre de Dios.   Llevan odio en sus corazones debido a estas creencias que tan solo han logrado dividir a los seres humanos para que jamás conozcan su potencial en cuanto su infinita capacidad de ser creativos para el bien común.
Así de dormidos y con rencor, venganza y odio,  son manipulados por las clases que desean mantenerse en el poder.   Siguen siendo esclavos, y justamente el odio esclaviza el alma.
Un Dios que destruye Sodoma y Gomorra, que envía un diluvio Universal , un dios que asesina  a miles de sus supuestos elegidos porque no le obedecieron,  un dios que ordena  matar a los gentiles porque no creían en él,  incluso condena al mismo ser humano al sufrimiento en esta tierra, y lo trata de pecador, esta idea  es realmente PERVERSA.
Solo hay que ver cómo actúan los que dicen y aducen creer en él.   Matan, asesina, odian, roban, estafan, mienten,  son fornicadores por excelencia, no respetan a la mujer,  no aman la vida, ni siquiera se aman a ellos mismos, destruyen la naturaleza. Su inteligencia en base a esta creencia está concebida para el mal.   Solamente  defienden la idea de este Dios por creerse superiores a los demás.  
Debido a estas personas varía gente prefiere ser ateas a creer en un Dios que les va  introduciendo odio en su corazón.
Creer en un Dios que odia, es lo más bajo, vil, lo más perverso que puede creer un ser humano pensante.
El odio tan solo es un reflejo de  la personalidad de los que predican que Dios odia.
El odio es lo peor que puede sentir un ser humano que tenga buen corazón.
FRANCISCO GUAYASAMIN
 

martes, 11 de diciembre de 2012

HOMOFOBIA Y HOMOSEXUALIDAD VAN DE LA MANO

LOS HOMBRES HOMOFOBICOS JUSTAMENTE SE ESTIMULAN MAS CON
PORNOGRAFIA GAY
 
 
Dedicado justamente al hombre de esta foto.
El supuesto sacro santo simulacro de Pastor
NELSON ZAVALA

Se ha comprobado que los hombres homofóbicos manifiestan una excitación sexual en presencia de contenidos pornográficos gay. ¿Esta reacción confirmará la teoría de Freud de que las fobias están relacionados con los deseos más ocultos?

De acuerdo con el “padre del psicoanálisis”, Sigmund Freud, nuestras actitudes más negativas, tal vez empezando por aquellas que manifiestan odio hacia algo o hacia alguien, están de algún modo relacionadas con nuestros deseos ocultos. Quizá por esto los hombres que mantienen una explícita aversión por la homosexualidad demuestran una estimulación mayor que aquellos que no tienen una postura negativa al ver hombres desnudos u hombres sosteniendo una relación sexual.
Un estudio realizado en el Departamento de Psicología de la Universidad de Georgia, y sobre el cual también habíamos hablado ya en este sitio, demostró dicha premisa freudiana aplicada a la homofobia. Primero se les preguntó a los voluntarios, solo hombres heterosexuales, sobre su postura ante la homosexualidad, enfatizando su grado de comodidad o incomodidad encontrándose en compañía de otros hombres homosexuales. Con sus respuestas, dividieron a los sujetos en dos grupos, aquellos que denotaron rasgos homofóbicos y aquellos que no.

Posteriormente todos los voluntarios fueron expuestos a una sesión de tres videos porno, cada uno de cuatro minutos de duración. El primer video mostraba una escena de sexo entre un hombre y una mujer, el segundo una escena de sexo lésbico y el tercero una escena de sexo entre dos hombres. Mientras observaban los contenidos, a los sujetos de estudio se les instaló un dispositivo en el pene para medir el nivel de excitación sexual que manifestaba cada uno de ellos.

Mientras observaban los dos primeros videos, el coito heterosexual y lésbico, todos manifestaron un crecimiento en el volumen del pene. Ante el tercer video, sin embargo, solo el grupo de potenciales homofóbicos manifestó una excitación similar, a pesar de que al ser cuestionados negaron cualquier tipo de entusiasmo. Siguiendo los resultados, los investigadores determinaron que aquellos sujetos con aversión por la homosexualidad, paradójicamente, eran los únicos que se excitaban al presenciar un poco de gay porn.

Este experimento nos deja con al menos una pregunta inevitable: ¿Acaso los sentimientos de odio son una especie de amor pervertido por los miedos o los complejos psicoculturales?

Fuente: http://informe21.com/salud-y-bienestar/%C2%BFpor-que-los-hombres-homofobicos-se-estimulan-mas-con-la-pornografia-gay

viernes, 12 de octubre de 2012

LA TRANSEXUALIDAD NO ES PATOLOGIA

12 Razones
para la Despatologización de la Transexualidad:


1.-) Los catálogos de psiquiatría utilizados para el “diagnóstico de la transexualidad” re-editan todo estereotipo posible sobre lo que es ser hombre o ser mujer.
2.-) La patologización de la transexualidad, re-edita la histórica tutela psiquiátrica sobre las mujeres: locas, histéricas, trastornadas, incapaces.
3.-) La identidad no se puede diagnosticar.
4.-) Frente a la “disforia de género”, reivindicamos la euforia de vivir el género propio.
5.-) Los hombres trans decimos: saquen su binario de nuestros ovarios.
6.-) Las Mujeres trans decimos: mis gónadas son una muestra que no soy un reflejo de la Cis-Normativa.
7.-) No más tutela Patriarcal, ni psiquiátrica, ni jurídica sobre nuestras decisiones identitarias.
8.-) Ni el estado ni la psiquiatría, en mi cuerpo mando YO!
9.-) Antes omisión y ahora psiquiatrización: dos caras de la misma opresión.
10.-) Si la disforia de género es un trastorno, ¿por qué su tratamiento consiste en afirmarlo?
11.-) Stop. La psiquiatría borra lo trans cuando nos diagnostica como anhelos fallidos de hombre o mujer.
12.-) Stop. La psiquiatría borra lo trans cuando tutela nuestro devenir en mujeres y hombres “normales”.
Octubre Trans: Proyectos Transgénero – CONFETRANS – Asociación Silueta X – Fundación Yerbabuena

domingo, 7 de octubre de 2012

EL GEN TRANSEXUAL


Se encontró el Gen Transexual.


Un grupo de científicos australianos podría poner fin a todos los argumentos, sobre todos religiosos o simplemente prejuiciosos, que suponen que los transexuales simplemente mantienen un estilo de vida “diferente” por elección propia. Concretamente, han identificado un gen que explicaría por qué algunas personas son transexuales.

Históricamente, las sociedades humanas han tendido a discriminar o tratar como si fuesen criminales de alguna clase a los transexuales. Sin embargo, podría ser que estas personas realmente no tuviesen la posibilidad de elegir su preferencia sexual, ya que una parte de su carga genética los predispondría, justamente, a la transexualidad.
...

El que sería el mayor estudio genético sobre la transexualidad realizado hasta la fecha, llevado a cabo por un grupo de científicos australianos de la Universidad de Monash, habría identificado un gen específico que explicaría por qué algunas personas son transexuales. Expresado en términos sencillos (señores genetistas, por favor, miren hacia otro lado), se trata del gen que regula los receptores androgénicos, una parte de nuestro ADN que se encarga de modificar el efecto de las hormonas masculinas.
El exceso de testosterona tampoco mola tanto.

Según el científico Vincent Harley, director del estudio en cuestión, “hay un estigma social de que la transexualidad es nada más un estilo de vida, pero nuestros descubrimientos indican que la identidad de género se desarrolla a partir de una base biológica.” Luego de analizar las muestras de ADN de 112 voluntarios que se sentían mujeres (a pesar de ser físicamente de sexo masculino), descubrieron que en la mayoría de los casos disponían de una versión más alargada del gen mencionado. Como grupo de control se utilizó un conjunto de 258 hombres cuya identidad de género se correspondía con su propio sexo.

¿Y esto que significa? Bien, los investigadores aseguran que esta mayor longitud del gen en cuestión provoca una menor producción de testosterona durante el desarrollo del individuo, lo que se traduce en una “feminización del cerebro” y, por ende, de la identidad sexual del hombre. Los resultados del estudio se publicaron en un artículo publicado en la revista Biological Psychiatry.

Neoteo.com

sábado, 29 de septiembre de 2012

LA HOMOFOBIA COMO MECANISMO DE PROYECCIÓN

Homofobia y mecanismo de proyección.


El término homofobia es, sin lugar a duda, uno de los más polémicos y controversiales en el tema histórico de la homosexualidad. Hoy día, estos temas no sólo se han hecho más visibles ante la mirada pública mundial, sino también han generado un punto crítico en el estudio sociológico y psicológico en la comunidad científica.

El fenómeno de la homofobia se ha definido como un concepto de rechazo (aversión, odio, prejuicio o discriminación) contra hombres o mujeres homosexuales, bisexuales o transexuales. El campo de estudio ha sido muy amplio. Desde un punto de vista sociológico, se ha hecho un análisis de la figura patriarcal dominante y del sexismo como ideología nacida precisamente de estas figuras autoritarias. Por otro lado, desde el punto de vista psicológico personal —como el que analizamos en este post—, se hace alusión a un estado psicológico de miedo y aberración que existe en cualquier persona homofóbica.

La homofobia es la inhabilidad, por una u otra razón, de reconocer y expresar nuestros propios impulsos homoeróticos reprimidos. Lo que mayormente detestamos y tememos más en los demás es lo que detestamos y tememos inconscientemente en nosotros mismos. En un complejo homofóbico, existen fuertes sentimientos homoeróticos reprimidos en lo profundo del inconsciente, permitiendo sólo que la repugnancia tenga libertad para actuar en el mundo exterior. Esto explica por qué en algunas investigaciones se ha comprobado que los homófobos tienden a excitarse sexualmente con la pornografía homosexual (Adams, Wright y Lohr, 1996). Si los sentimientos homoeróticos fuesen alguna vez reconocidos conscientemente, sobrevendría un real sufrimiento conflictivo abrumador (Pascal, 1999).

Este sufrimiento conflictivo tiene aparentemente un alivio momentáneo en el mecanismo psicológico inconsciente conocido como proyección. Lo que en verdad hacemos en la proyección (Harms, 1946), es empañar la distinción entre experiencia subjetiva y objetiva. Cuando le atribuimos nuestras creencias subjetivas a la realidad objetiva el "aquí" se convierte en el "ahí".
Según Freud, la capacidad para proyectar al exterior percepciones internas, era una tendencia primitiva en los seres humanos y que, en realidad, la proyección normalmente desempeña una parte muy importante para determinar la forma que adopta nuestro mundo externo (Rychlak, 1988).

En resumen, la persona que padece de homofobia es, psicológicamente hablando, prisionera de sus propias emociones e imágenes distorsionadas. No teme al hombre o mujer homosexual frente a sí: lo odia en la medida en que rechaza su propia homosexualidad. La respuesta a este conflicto es aprender a convivir con ese lado oscuro que lleva dentro, y que no tiene nada que ver con sus creencias o prácticas religiosas o de cualquier otra índole, sólo con su naturaleza como ser humano. Así pues, el simple perdón hacia uno mismo o hacia los demás es, más a menudo de lo que parece, el antídoto necesario para tal dilema conflictivo.

Psico-Asesoría en línea.
Publicado por OMBRES

viernes, 17 de agosto de 2012

TERAPIAS DE CAMBIO DE ORIENTACION SEXUAL NO TIENEN JUSTIFICACION MEDICA

OPS advierte que “terapias” de cambio de orientación sexual no tienen justificación médica y amenazan bienestar de personas

 

Washington, D.C., (OPS/OMS) — Los supuestos servicios de “curación” de personas con orientación sexual no heterosexual carecen de justificación médica y representan una grave amenaza para la salud y el bienestar de las personas afectadas, señala un posicionamiento técnico de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), lanzado el 17 de mayo, que conmemora el Día Internacional contra la Homofobia.
El documento hace un llamado a los gobiernos, a las instituciones académicas, a las asociaciones profesionales y a los medios de comunicación a que expongan estas prácticas y promuevan el respeto a la diversidad. Un 17 de mayo, 22 años atrás, la Asamblea Mundial de la Salud de la Organización Mundial de la Salud removió a la homosexualidad de la lista de trastornos mentales cuando aprobó una nueva versión de la Clasificación Estadística Internacional de Enfermedades (CIE).
“Ya que la homosexualidad no es un trastorno o enfermedad, no requiere cura. En consecuencia, no existe indicación médica para el cambio de orientación sexual”, observó la Directora de la OPS, doctora Mirta Roses Periago. Añadió que las prácticas conocidas como “terapias reparativas” o “de reconversión”, representan “una grave amenaza para la salud y el bienestar, inclusive la vida, de las personas afectadas”.
El documento técnico de la OPS señala que existe un consenso profesional en que la homosexualidad es una variación natural de la sexualidad humana y no se puede considerar como una condición patológica. Sin embargo, varios órganos de las Naciones Unidas han constatado que aún existen supuestas “clínicas” o “terapeutas” que promueven tratamientos que pretenden cambiar la orientación sexual de personas no heterosexuales.
En este posicionamiento técnico se observa que no existe ningún estudio científico riguroso que demuestre la eficacia de los esfuerzos de cambio de orientación sexual. Al mismo tiempo, constata que hay muchos testimonios sobre los daños graves a la salud mental y física que estos “servicios” pueden causar. La represión de la orientación sexual ha sido asociada con sentimientos de culpa y vergüenza, depresión, ansiedad, e inclusive suicidio.
Como factor agravante, se han recibido reportes de que los tratos degradantes, el acoso sexual y la violencia física suelen ser o pueden ser elementos que componen las supuestas “terapias”. Resulta “más inquietante”, señala el documento, que los supuestos servicios de “reconversión sexual” muchas veces se presten de manera clandestina. También se ha recibido información de adolescentes que fueron sujetos a intervenciones de “reparación” de manera involuntaria, y en algunos casos hasta privados de su libertad e incomunicados por varios meses, indica este posicionamiento técnico.
“Estas prácticas son injustificables y deben ser denunciadas y sujetas a sanciones y penalidades dentro de la legislación nacional”, observó la doctora Roses. “Las supuestas ‘terapias de reconversión’ constituyen una violación a los principios éticos de la atención de salud e infringen los derechos humanos de las personas afectadas protegidos por regulaciones internacionales y regionales”, subrayó.
Para enfrentar este reto, el documento de la OPS presenta una serie de recomendaciones para varios sectores, como los gobiernos, las instituciones académicas, las asociaciones profesionales, los medios de comunicación y la sociedad civil. Entre las recomendaciones figuran:
 Que las terapias de “reconversión” o “reparativas” y las clínicas que las ofrezcan sean denunciadas y se apliquen las sanciones correspondientes.
 Que las instituciones públicas responsables de la formación de profesionales de la salud incluyan en sus esquemas curriculares cursos de sexualidad humana y salud sexual con enfoques de respeto a la diversidad y de eliminación de actitudes de patologización, rechazo y odio hacia personas no heterosexuales.
 Que las agrupaciones profesionales diseminen entre sus miembros documentos y resoluciones de instituciones y agencias nacionales e internacionales en las que se hace un llamamiento a despsicopatologizar la diversidad sexual y a prevenir el uso de intervenciones dirigidas a cambiar la orientación sexual.
 A nivel de los medios de comunicación, la homofobia, en cualquier de sus manifestaciones y expresada por cualquier persona debe ser expuesta como un problema de salud pública, de atentado a la dignidad y a los derechos humanos
 A nivel de organizaciones de la sociedad civil, pueden desarrollar mecanismos de vigilancia ciudadana para reconocer violaciones de derechos humanos de personas no heterosexuales y denunciarlas a las autoridades correspondientes.
Este año, la OPS cumple 110 años y es la organización de salud pública más antigua del mundo. Trabaja con todos los países del continente americano para mejorar la salud y la calidad de la vida de las personas de las Américas y actúa como la Oficina Regional para las Américas de la OMS.

“CURAS” PARA UNA ENFERMEDAD QUE NO EXISTE

Las supuestas terapias de cambio de orientación sexual carecen de justificación médica y son éticamente inaceptables
Introducción
Innumerables seres humanos en el mundo viven rodeados de rechazo, maltrato y violencia porque son percibidos como “diferentes”. De entre ellos, millones de personas son víctimas de actitudes de recelo, desdén y odio irracional por causa de su orientación sexual. Estas expresiones de homofobia se cimientan tanto en la intolerancia derivada del fanatismo ciego como en una displicencia pseudocientífica que etiqueta los comportamientos sexuales no heterosexuales y no procreativos como “desviaciones” o resultados de “defectos en el desarrollo”.
Sean cuales fueren sus orígenes y manifestaciones, la homofobia siempre tiene efectos negativos sobre la persona, sobre sus familiares y allegados, y sobre la sociedad en general. Abundan las historias y testimonios de sufrimiento; de sentimientos de culpa y vergüenza; de descalificación social; de amenazas e injurias; de personas brutalizadas y torturadas al punto de causarles lesiones y cicatrices permanentes e incluso la muerte. En consecuencia, la homofobia es un problema de salud pública que necesita ser enfrentado de manera enérgica.
Cualquier expresión de homofobia es lamentable, pero los daños que por prejuicios, ignorancia e intolerancia pueda causar un profesional de la salud son absolutamente inaceptables y deben ser evitados bajo cualquier circunstancia. No sólo es de fundamental importancia dar un trato digno y respetuoso a toda persona que utiliza los servicios de salud; también es crítico prevenir la aplicación de teorías y modelos que pretenden hacer de la homosexualidad una “desviación” o una opción que se puede modificar con “fuerza de voluntad” o con supuestos “apoyos terapéuticos”.
En varios países y localidades de la región de las Américas se ha constatado la promoción continuada, por parte de supuestas “clínicas” o “terapeutas” individuales, de servicios de “cura” de la orientación sexual no heterosexual, enfoque conocido como “terapia reparativa” o de “reconversión”.
Es más inquietante que estos servicios muchas veces se presten no sólo fuera de la escena pública, sino además de manera clandestina. Desde los puntos de vista de ética profesional y de derechos humanos protegidos por tratados y convenciones regionales y universales tales como la Convención Americana sobre Derechos Humanos y su Protocolo Adicional (“Protocolo de San Salvador”) se trata de prácticas injustificables que deben ser denunciadas y sometidas a las sanciones que correspondan.
La homosexualidad como variación natural y no patológica
Cualquier esfuerzo dirigido a cambiar la orientación sexual no heterosexual carece de justificación médica, ya que la homosexualidad no se puede considerar como una condición patológica.
Existe un consenso profesional en que la homosexualidad representa una variación natural de la sexualidad humana sin ningún efecto intrínsecamente dañino para la salud de la persona o la de sus allegados. En ninguna de sus manifestaciones individuales es un trastorno o enfermedad y por eso no requiere cura. Por esa razón, hace ya varias décadas la homosexualidad fue removida de los sistemas de clasificación de enfermedades
La ineficacia y el carácter dañino de las supuestas “terapias de reconversión”
Además de carecer de indicación médica, no existe evidencia científica de que los supuestos esfuerzos de cambio de orientación sexual sean eficaces. Mientras que algunas personas logran limitar la expresión de su orientación sexual en su comportamiento, su orientación misma generalmente aparece como aspecto integral individual que no puede ser cambiado. Al mismo tiempo, abundan los testimonios sobre los daños a la salud mental y física que produce la represión de la orientación sexual. En 2009, la Asociación Psicológica Americana condujo una evaluación de casos de personas sometidas a intervenciones de “reconversión”.
No solamente no se han podido demostrar cambios en su orientación sexual, sino que se ha observado que el intento de cambiar se asocia con depresión, ansiedad, insomnio, sentimientos de culpa y vergüenza e inclusive se han reportado ideaciones e intentos de suicidio. En vista de esta evidencia, imbuir en un paciente la idea de que tiene un “defecto” y de que debe cambiar, constituye una violación al primer principio ético de la atención de la salud: “lo primero es no causar daño”. Esto afecta el derecho a la integridad personal y a la salud, sobre todo en su esfera psicológica y moral.
Reportes de violaciones a la integridad personal y otros derechos humanos
Como factor agravante, las “terapias de reconversión” se deben considerar como amenazas al derecho a la autonomía y a la integridad personal. Existen varios testimonios de adolescentes que fueron sujetos a intervenciones de “reparación” de manera involuntaria, muchas veces por iniciativa de sus familias. En algunos casos, las victimas fueron internadas y privadas de su libertad, llegándose a veces al extremo de mantenerles incomunicadas durante varios meses.
Los testimonios dan cuenta de tratos degradantes, humillaciones extremas, violencia física, condicionamiento aversivo con choques eléctricos o sustancias eméticas e inclusive acoso sexual e intentos de violación “reparativa”, especialmente hacia mujeres lesbianas. Estas intervenciones violan la dignidad y los derechos humanos de las personas, independientemente de que su efecto “terapéutico” sea nulo e incluso contraproducente. En estos casos, el derecho a la salud no ha sido protegido de acuerdo a las obligaciones regionales e internacionales establecidas en el Protocolo de San Salvador y el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales.
Conclusión
Un profesional de salud que se presta a hacer “terapia reparativa” se está alineando con prejuicios sociales y mostrando una ignorancia crasa en materia de sexualidad y salud sexual. Al contrario de lo que mucha gente cree o presume, no existe ninguna razón – excepción hecha del estigma resultante de estos prejuicios – por la cual las personas homosexuales no puedan gozar de una vida plena y satisfactoria. La función de los profesionales de la salud es la de no causar daño y ofrecer apoyo al paciente para reducir sus quejas y problemas y no para hacerlos más severos. Un terapeuta que juzga a un paciente no heterosexual de tener comportamientos “desviados”, además de lastimarle, agrava sus problemas. Las llamadas “terapias de reconversión” o “reparativas” carecen de indicación médica y representan una grave amenaza a la salud y a los derechos humanos de las personas afectadas. Son prácticas injustificables que deben ser denunciadas y sometidas a las debidas sanciones y penalidades.
La larga historia de psicopatologización
Por siglos, las personas zurdas sufrieron porque se vinculaba el uso de la mano izquierda (“la siniestra”) con averías y desastres, lo que hacía que se las mirara como portadoras de infortunio y de un “defecto constitucional”. Hasta hace no mucho tiempo, se buscaba “tratar” o “corregir” este supuesto defecto, lo que causó a estas personas sufrimiento, humillación, dificultades en el aprendizaje y en la adaptación a su vida cotidiana.
Recomendaciones
A nivel de los gobiernos:  El maltrato homofóbico consumado por profesionales de la salud o cualquier miembro de los equipos de trabajo en servicios de atención sanitaria es violatorio de las obligaciones de derechos humanos establecidas en tratados universales y regionales. Es inaceptable y no debe ser tolerado.  Las terapias de “reconversión” o “reparativas” y las clínicas que las ofrezcan deben ser vetadas y denunciadas para la aplicación de sanciones que correspondan.  Las instituciones que al margen del sector de la salud ofrezcan este tipo de “tratamientos” deben ser consideradas infractoras del derecho a la salud por usurpar funciones que corresponden al sector de la salud y además por causar daños al bienestar individual y comunitario. Las personas víctimas de maltrato homofóbico deben ser debidamente atendidas de acuerdo a protocolos que los apoyen en la recuperación de su dignidad y autoestima, para tratar cualquier lesión física o daño emocional y para proteger sus derechos humanos, en especial su derecho a la vida, a la integridad personal, a su salud y a su igualdad ante la ley.
A nivel de instituciones académicas:  Las instituciones públicas responsables por la formación de profesionales de la salud deben incluir en sus esquemas curriculares cursos de sexualidad humana y salud sexual con enfoques de respeto a la diversidad y de eliminación de actitudes de patologización, rechazo y odio hacia personas no heterosexuales. La participación de estas últimas en actividades docentes contribuye a desarrollar modelos positivos y a eliminar estereotipos comunes acerca de las comunidades y poblaciones no heterosexuales.  La conformación de grupos de apoyo de personal docente y comunidad estudiantil dentro de las instituciones académicas contribuye a reducir el aislamiento y a promover la solidaridad y la formación de vínculos de amistad y respeto entre los miembros de esos grupos. Mejor aún sería la conformación de alianzas de personas de la diversidad sexual que incluyan a personas heterosexuales.  El acoso o maltrato homofóbico consumado por personal docente o estudiantil es inaceptable y no debe ser tolerado.
A nivel de colegios, asociaciones y otras agrupaciones profesionales:  Las agrupaciones profesionales deben diseminar entre sus miembros documentos y resoluciones de instituciones y agencias nacionales e internacionales en las que se hace un llamamiento a despsicopatologizar la diversidad sexual y a prevenir el uso de intervenciones dirigidas a cambiar la orientación sexual.  Las agrupaciones profesionales deben adoptar posicionamientos definidos y claros en materia de protección de la dignidad de las personas y definir acciones necesarias para prevenir y controlar la homofobia como problema de salud pública que tiene efectos nocivos en el goce de derechos civiles, políticos, económicos, sociales y culturales.  La utilización de las llamadas “terapias de reconversión” o “reparativas” debe ser considerada fraudulenta y violadora de los principios éticos de la atención de la salud. Los individuos o instituciones que la realicen deben ser sometidos a las sanciones que correspondan.
A nivel de medios de comunicación:  La representación de grupos, poblaciones o individuos no heterosexuales en los medios se recomienda hacerla con el respeto que merece cualquier persona, evitando estereotipos o humor que se preste al escarnio, maltrato y lesiones a la dignidad y bienestar individual y colectivo.  La homofobia, en cualquiera de sus manifestaciones y expresada por cualquier persona sin distinciones ni fueros, debe ser expuesta como un problema de salud pública, de atentado a la dignidad y a los derechos humanos.
 El uso de imágenes positivas de personas y grupos no heterosexuales, lejos de promover la homosexualidad (en virtud de que la orientación sexual no puede ser cambiada), contribuye a crear una visión más humana y más cercana de la diversidad, disipando temores infundados y promoviendo sentimientos de solidaridad con el prójimo.  La publicidad que incite a la intolerancia homofóbica deberá ser denunciada en virtud de que contribuye a aumentar un problema de salud pública y riesgos para el derecho a la vida, con múltiples facetas siendo las más pronunciadas el sufrimiento emocional crónico, la violencia física y los crímenes de odio.  La propaganda de “terapeutas”, “centros de atención” o cualquier instancia que ofrezca servicios para cambiar la orientación sexual debe ser considerada ilegal y consecuentemente debe denunciarse a las autoridades competentes.
A nivel de organizaciones de la sociedad civil:  Las organizaciones de la sociedad civil pueden desarrollar mecanismos de vigilancia ciudadana para reconocer violaciones de los derechos humanos de personas no heterosexuales y denunciarlas a las autoridades correspondientes. Igualmente pueden reconocer la existencia de personas y instituciones que realicen las llamadas “terapias de reconversión” o “reparativas” y denunciarlas.  Los grupos de auto-apoyo que existan o que se formen en respuesta al acoso y hostigamiento de familiares y allegados de personas no heterosexuales pueden facilitar la conexión con servicios de salud y sociales con el fin de proteger la integridad física y emocional de personas maltratadas, además de denunciar abusos y violencia.  El fomento de las interacciones cotidianas respetuosas entre personas con diferentes orientaciones sexuales enriquece a toda la gente y favorece la convivencia armónica, constructiva, saludable y pacífica.

martes, 17 de abril de 2012

LOS HOMBRES FIELES SON MAS INTELIGENTES


Aunque no lo creas, los hombres inteligentes son fieles.
o al revés, la fidelidad puede incrementar tu inteligencia.

Así lo determinó un estudio de Satoshi Kanazawa, un experto en psicología evolutiva de la Escuela de Ciencias Económicas de Londres que postula que la fidelidad se determina, en gran medida, por la inteligencia de las personas.

Según informó Muy Interesante, Kanazawa realizó un estudio en el que correlacionó las conductas sociales de un grupo de hombres de diferentes edades y sus niveles de inteligencia, llegando a dicha conclusión.

En palabras del experto, los hombres más listos y abiertos a nuevas ideas valoran la exclusividad sexual lo que, de acuerdo al experto, podría relacionarse con lo que él llama una novedad evolutiva: la llamada monogamia masculina.

Finalmente, el científico añadió que los hombres más inteligentes le dan más importancia a las relaciones estables y, por ende, tienen menos aventuras.


PAIS CANELA
La Diversidad Sexual en Ecuador

sábado, 7 de abril de 2012

FALSAS TEORIAS SOBRE CAUSAS DE LA HOMOSEXUALIDAD

Según ciertas organizaciones en línea cristiana fundamentalista, estas son las causas para que una persona sea homosexual. Al leerlas, si usted tiene conocimiento sobre Diversidad sexual, se dara cuenta que ninguna es verdadera.   Son suposiciones que se hace en base a teorias dadas por miembros de sus propias Iglesias, que son a la vez psicologos o psiquiatras.  Pero no es la opinion autorizada por la comunidad cientifica que valora sobre estos temas.




Segun estas Iglesias...

LA HOMOSEXUALIDAD ES UNA CONDICIÓN BASADA EN EMOCIONES

Existen TRES FUERZAS subyacientes que EMPUJAN A LA ATRACCIÓN hacia las personas del mismo sexo:

1. NECESIDAD DEL AMOR DEL PROGENITOR DEL MISMO SEXO.

La mayor parte de los historiales demuestran que los pensamientos y sentimientos homosexuales tienen su ORIGEN EN EXPERIENCIAS PREADOLESCENTES. Por tanto, se trata básicamente de una CONDICIÓN NO SEXUAL. "EL AMOR HOMOSEXUAL ES EN ESENCIA UNA BÚSQUEDA DE UNA RELACIÓN CON LOS PADRES.  LO QUE EL HOMOSEXUAL BUSCA ES LA SATISFACCIÓN DE ESTAS NORMALES NECESIDADES DE CARIÑO, QUE DE FORMA ANORMAL HAN SIDO INSATISFECHAS EN EL PROCESO DE CRECIMIENTO".
Esto significa que un hombre está buscando el amor de su padre a través de otro hombre, y una mujer busca el amor de su madre a través de otra mujer. Se trata por tanto de un IMPULSO DE REPARACIÓN, que busca CUMPLIR NECESIDADES DE AMOR INSATISFECHAS EN EL PASADO. Es un impulso de reparación homo emocional.

Sin embargo, ESTA PROFUNDA Y EMOCIONAL NECESIDAD DE AMOR NUNCA PUEDE VERSE SATISFECHA POR MEDIO DE RELACIONES SEXUALES. Se ha examinado y probado que EL SEXO NUNCA SANA NI CUMPLE LAS MÁS PROFUNDAS NECESIDADES DE AMOR, sencillamente porque éstas suponen las necesidades insatisfechas de un niño.


1. NECESIDAD DE IDENTIDAD DE GÉNERO

La persona homosexual siente una FALTA DE MASCULINIDAD O FEMINIDAD dentro de él o de ella y BUSCA LLENAR ESE VACÍO A TRAVÉS DE
OTRO HOMBRE O DE OTRA MUJER. Éste es el resultado de una RELACIÓN DISTANTE O INTERRUMPIDA ENTRE EL PADRE Y EL HIJO o entre la MADRE Y LA HIJA en la PRIMERA INFANCIA o en la ADOLESCENCIA.

La identidad de género es la CONCIENCIA DE LA PROPIA MASCULINIDAD O FEMINIDAD. En las personas homosexuales existe un sentimiento de inadecuación y de estar INCOMPLETOS EN L
A ESENCIA INTERIOR DE SU SER, por eso BUSCAN EN OTRA PERSONA LA PARTE DE ELLOS MISMOS QUE LES FALTA. Se sienten, al menos de una forma momentánea, enteros y más completos a través de un contacto o una unión sexual con otra persona de su mismo sexo.

3. TEMOR A LA INTIMIDAD CON ALGUIEN DEL SEXO OPUESTO

En el caso de un varón homosexual, puede haber existido una RELACIÓN MA
DRE-HIJO ANORMALMENTE ÍNTIMA. En un matrimonio en el que el marido no satisface las necesidades emocionales y físicas de la mujer, ella puede VOLVERSE HACIA SU HIJO BUSCANDO APOYO Y CONSUELO EMOCIONAL. Esto no se hace con una intención consciente de hacerle daño. A pesar de ello, tiene un PROFUNDO Y PERJUDICIAL EFECTO SOBRE EL DESARROLLO PSICOSEXUAL DEL NIÑO. Puede que él se sobreidentifique con su madre y su feminidad y se deje de identificar con su padre y su masculinidad.

Después, en la pubertad, el hijo puede experimentar atracción sexual hacia su madre, lo que le lleva a un extremo sentimiento de culpa y a la represión del normal impulso sexual hacia las mujeres. Puede que entonces se vuelva hacia los hombres buscando intimidad y sexo, para no "traicionar" a su madre ni volver a experimentar aquella culpa. Este proceso puede s
er COMPLETAMENTE INCONSCIENTE.

En el caso de las mujeres homosexuales, el padre u otro varón significativo suele ser el abusador, que es seguido
por un abuso sexual femenino. El abuso pudo ser sexual, emocional, mental o físico. Esto deja a la niña profundamente traumatizada con los hombres. Al no querer volver a experimentar la memoria del abuso, se vuelve hacia las mujeres en busca de cariño, amor y comprensión.

4.3. LA HOMOSEXUALIDAD ES UN DESORDEN DE AFECTO

HACIA EL MISMO SEXO

La homosexualidad representa una TENSIÓN AFECTIVA, un DESORDEN DEFENSIVO, o una EXCLUSIÓN DEFENSIVA hacia el progenitor del mismo sexo, los compañeros del mismo sexo, el propio cuerpo de uno y el propio sentido de identidad de género.

La homosexualidad es un DESORDEN AFECTIVO por el cual el individuo se siente SEPARADO DE SUS PADRES, DE SÍ MISMO, DE SU CUERPO Y DE LOS OTROS. "No encajo", "no es mi sitio", "soy diferente a los demás", "no soy chico ni chica", son algunos de los pensamientos de aquéllos que experimentan atracción hacia las personas de su mismo sexo. El resultado es un DESORDEN DEL AFECTO HACIA EL MISMO SEXO.

La doctora Martha Welch define CUATRO TIPOS DE VINCULACIÓN
EN LA RELACIÓN PADRES -HIJOS:

1. VINCULACIÓN SEGURA:

Los padres están disponibles, son sensibles, se implican afectivamente con la situación del niño y de forma efectiva. El niño es competente, tiene confianza en sí mismo, es alegre y flexible ante la frustración, coopera, tiene bu
en humor y juega, se esfuerza.

2. VINCULACIÓN INSEGURA - RESISTENTE

Los padres están a veces disponibles, son menos sensibles, se implican menos afectivamente con la situación del niño, están menos cercanos. El niño está enmadrado, es un poco gruñón, tenso, inconstante, i
mpulsivo, pasivo y derrotista.

3. VINCULACIÓN INSEGURA - EVASIVA

Los padres airados (que han sido educados a su vez por padres airados) evitan la proximidad, son contradictorios y ambivalentes, y rechazan. El niño es hostil/intimidador, llorón/demanda afecto, compulsivamente autosuficiente, distante y demuestra poca capacidad de cooperar.



4. VINCULACIÓN INSEGURA - DESORGANIZADA

Es un cruce de los otros tres tipos de vinculación. La madre está deprimida, ella misma sufrió abusos o desatención, se queja. El niño está deprimido, es ansioso, pasivo-agresivo, inhibido, enmadrado/lloroso, triste, difícil de consolar, le cuesta salir de un enfado y percibe a la madre como negligente porque otra persona está abusando del niño, aunque la madre no sepa nada del abuso.

Todos los niños que han sufrido alguno de los tres tipos de vinculación insegura experimentaron temor a la separación e hipersensibilidad, y por eso aprendieron a cortar y a separarse emocionalmente
de sí mismos y de los demás.

YO AFIRMO QUE TODAS LAS PERSONAS QUE HAN EXPERIMENTADO PENSAMIENTOS, SENTIMIENTOS Y DESEOS HOMOSEXUALES TIENEN UN DESORDEN DEL AFECTO HACIA EL MISMO SEXO.

LA HOMOSEXUALIDAD ES UN DESORDEN DE AFECTO
HACIA EL MISMO SEXO

1 – Los hombres que “se casan” con otros hombres tienen más posibilidades de haberse criado en una familia con relaciones parentales inestables (padres ausentes
, desconocidos o divorciados).

2- También en las uniones lesbianas se observa una relación con infancia marcada por una familia rota. Se dan especialmente en mujeres “que experimentaron la muerte materna durante la adolescencia, matrimonios cortos de los padres y mujeres que vivieron con sus padres con ausencia de la madre de larga duración”.

Cualesquiera que sean los ingredientes que determinan las preferencias sexuales y maritales de una persona”, dicen los investigadores, “nuestro estudio basado en población muestra que las interaccion
es parentales son importantes”.

* Propaganda que se reparte en ciertas Iglesias Cristianas que prometen sanar la homosexualidad,
sin ellas haberse enterado que la homosexualidad "no es una enfermedad".

PAIS CANELA
La Diversidad Sexual en Ecuador

http://paiscanela.webs.com
paiscanela@yahoo.es
Skipe: paiscanela
Quito - Ecuador